sábado, 23 de marzo de 2019

¿EXISTE EL VACÍO?

Cuanto más pensaba en estos enigmas,

más cerca me sentía de la iluminación o de la locura.
Frank Close (físico)

En los inicios de la física cuántica, y se empezó a estudiar el mundo subatómico, se dieron cuenta que los átomos estaban formados por un núcleo rodeado de un gran campo electromagnético que contiene uno o más electrones. Este campo es tan grande en comparación con los minúsculos electrones, que parece estar vacío en un 99,999999999999 por ciento. “Si el núcleo de un átomo fuese una canica en el centro de un estadio de futbol, ¡el electrón sería la cabeza de un alfiler orbitando por las gradas!”. El resto del espacio está vacío. El átomo es casi vacío, y la materia es una suerte de vacío, una tensión energética (…) Una  partícula está aquí y allí ¡a la vez! todas están…en todas partes a la vez. entrelazadas con todas. Y una partícula se teletransporta: su estructura puede pasar instantáneamente a otra. Como estar vivo y muerto a la vez. Las partículas elementales ignoran el espacio-tiempo.

Vídeo de Sonia Fernández (explicación didáctica de la física cuántica) 


Nos abrimos al concepto de campos electromagnéticos, resultado de las fuerzas de interacción entre los electrones y los protones. La fuerza electromagnética es una de las cuatro fuerzas fundamentales de la naturaleza junto con la fuerza nuclear fuerte y débil y la fuerza gravitatoria. Cada una de ellas está representada por un intercambio de otras partículas denominadas mediadoras. La fuerza electromagnética está mediada por los fotones (los cuantos de la luz).
En ese vacío del átomo hay un intenso movimiento de partículas, donde los electrones bailan en un continuo movimiento en torno al núcleo con distintos patrones establecidos. 

Así nos lo explica Frank Close (profesor de física de la Universidad de Oxford):
Desde el descubrimiento de la teoría cuántica, sabemos que en cuanto intentamos analizar con precisión algo (o la nada) se vuelve más complejo y que, 
Son efímeras, efervescentes… no las notamos, ¡pero ahí están, aunque no las veamos! De hecho, la teoría sostiene (y los experimentos así lo confirman) que siempre están presentes. La imagen moderna del vacío sería un mar burbujeante de partículas y antipartículas que surgen de la nada y desaparecen. 
Pero ahí hay algo, aunque lo llamemos nada." 


"No caben dudas de que el átomo está vacío en lo que concierne a partículas. En el centro del átomo se halla el núcleo atómico, que es muy compacto; luego, bastante lejos, encontramos partículas llamadas electrones que giran a su alrededor.
Pero entre ambas cosas lo que hay es… nada. Sin embargo, ¿qué es lo que hace que los electrones giren alrededor del núcleo? Pues la atracción, la fuerza eléctrica que atrae a las cargas opuestas.
El núcleo tiene una carga eléctrica positiva, mientras que los electrones tienen una carga negativa. Lo negativo y lo positivo se atraen.
Las fuerzas eléctricas mantienen unidos a los átomos. Vamos, que aunque el interior del átomo esté vacío desde el punto de vista de las partículas, está muy lleno de fuerzas electromagnéticas. 
Cuando choco las manos entre sí, las fuerzas eléctricas de los átomos impiden que una mano atraviese la otra. Así pues, aunque los átomos estén muy vacíos si pensamos en partículas, están muy llenos de fuerza. 
La materia no está realmente vacía, sino repleta de fuerzas."

"La física cuántica demuestra que el vacío no está vacío. Aunque no te hubiera hablado del campo de Higgs, la teoría cuántica demostró hace ya cien años que el vacío no está vacío y que, cuanto más atentamente se examina, más se manifiestan lo que denominamos fluctuaciones virtuales: partículas y antipartículas que surgen y rápidamente desaparecen.
Aunque parezca ciencia ficción, los experimentos corroboran que esto es así.
La idea, en teoría (según confirman los experimentos) es que, si pudiéramos entrar en estas diminutas nubes cuánticas (y para ello sería preciso realizar experimentos mediante energías tan enormes que resultan difíciles de imaginar, pero que en principio son concebibles), entonces sería posible observar la verdadera naturaleza de las fuerzas sin el vacío cuántico que las distorsione.
Y, en esas circunstancias, creemos que descubriríamos que, en realidad, las fuerzas tienen la misma intensidad intrínseca. Hasta ahora, las hemos percibido a través de la nube de vacío virtual que enmascara la realidad y hace que parezcan, aquí y ahora, tan distintas entre sí."
*cita sacada del:

Vídeo del programa de REDES Nº 132  ¿Existe la nada?



Debemos por lo tanto considerar a la materia como constituida por las regiones del espacio en las que el campo es extremadamente intenso…
no hay lugar en este nuevo tipo de física para el campo y la materia, 
pues el campo es la única realidad. 
Albert Einstein

¡Imagínate! estamos formados por átomos. Hay que abrir la imaginación y entender que no somos vacío sino energía, un despliegue de frecuencias energéticas en un 99,999999999999 que suponen un campo de información, por lo tanto ¿qué es lo que somos? formados por átomos en nuestro mundo subatómico, somos un campo de frecuencia energética.


Saludos corazones creativos, Cecilia







lunes, 11 de marzo de 2019

TENER HAMBRE DE DESCUBRIMIENTO


Hoy en día hablar de Ciencia es casi hablar de magia tangible en experimentos y en laboratorios. La neurobiología ha realizado avances espectaculares sobre el funcionamiento del cerebro y de la mente. Y en cuanto a la física cuántica, aún hoy cuando explico "el experimento de la doble rendija" realizado hace ya muchas décadas, las personas no dan crédito; lo mismo les pasó a los científicos, por eso lo repitieron y repitieron siempre con los mismos resultados. La ciencia y en concreto la física cuántica nos hace plantearnos cuestiones muy importantes sobre la percepción de la realidad. Los "cuantos" de luz que dieron su nombre a la teoría cuántica, han sido aceptados como auténticas partículas y se les llama ahora fotones


El átomo está formado por electrones y por el núcleo que está compuesto por protones y un número similar de neutrones. Los protones están formados por quarks que son partículas vibrantes, y los hay de diversos tipos. Los electrones son partículas que tienen la particularidad de ser corpúsculo y onda a la vez.  



¿Cómo ve la realidad la física cuántica? ¡como un continuo del que nuestra conciencia no está separada!  Así en el momento en que te pones a observar esa realidad subatómica… ¡la estás modificando! ¿Cómo es eso?.... La conciencia del observador interfiere en el comportamiento de las partículas elementales que reaccionan a la observación. Así, si esperas que una partícula subatómica se comporte como onda, ¡lo hace! Y si esperas que lo haga como corpúsculo, ¡lo hace! ¿Conclusión? que la ciencia ya no puede afirmar: “la realidad es tal verdad objetiva”. Hoy debe decir: “La realidad no es tal verdad fija y objetivable, es voluble y cambiante al observarla”.

¿Schrödinger y su gato? Planteó un experimento especulativo: metes un gato vivo en una caja opaca con dos agujeritos, a los que lanzas un electrón. Si pasa por el de la derecha, libera un veneno y el gato muere. Si pasa por el de la izquierda, no hay nada y el gato vive. ¿Y qué hace el electrón? ¡Pues pasa por los dos a la vez! Así, ese gato…¡está vivo y muerto a la vez!

Os aconsejo este artículo para ampliar información:

En muchas ocasiones me viene la  perplejidad de cómo no se habla de física cuántica en cada rincón de una calle, en cada casa…porque es tan apasionante!!!! y afecta a nuestra propia vida, en el día a día. Los experimentos con los que nos regala la ciencia nos dan la base para entender la naturaleza de nuestra realidad y nuestra interacción con la materia, y por tanto nuestra capacidad para moldearla o transformarla. 

Es tan sorprenderte, que creo que si lo integráramos, seríamos otras personas. 
No dejemos de tener esa hambre de descubrimiento, de asombrarnos por lo que tantas mentes creativas imaginan y se plantean confirmar experimentalmente. Creo que la física cuántica nos plantea nuevos paradigmas, nos hace retomar nuestra responsabilidad en la vida, focalizarnos en desplegar nuestros talentos y capacidades. La física fragmenta por completo las creencias y las ideas generadas durante miles de años. Es momento de comprender que re-descubriendo nuestra observación y nuestra mirada podemos transformar el mundo en positivo.
Cecilia García
Saludos corazones creativos