martes, 17 de julio de 2018

LA CREATIVIDAD




La Creatividad está en valor, en auge. 
Es un término que se escucha desde la última década se escucha cada más y forma parte de nuestro cotidianidad, cada vez hay más personas, expertos y coachs que quieren encender esa chispa que nos lleva a ser creativos. 

Todo ello es debido a que en el siglo XX se produjeron muchos descubrimientos tecnológicos, científicos, sociales, económicos…que nos condujeron en el siglo XXI a conocer cuál sería esa capacidad humana que nos ayudaría a desenvolvernos en este mundo cambiante, a través de distintos campos se fue centrando la mirada hacia la creatividad, ese aspecto que descubrimos que todos poseemos, no es exclusivo de genios ni de unos cuantos, sino que todos somos capaces de convertirnos en impulsadores de cambios o de plataformas que consiga que nos adaptemos con beneficio a ellos.

De esta manera se fue convirtiendo en el centro de las respuestas que necesita la humanidad, pero no sólo a nivel de crear una vacuna que salve a la Humanidad sino en el día a día de nuestra vida, en cada día que organizamos nuestro día. 
Pues existe la creatividad histórica que es la que origina esos saltos en los distintos campos que nos hacen avanzar y la creatividad personal, los mecanismos psicológicos son los mismos, la única diferencia es que unos pasan el filtro del proceso de evaluación de la sociedad llegando a tener un reconocimiento y el otro no, pero es el mismo funcionamiento. 

La creatividad es la respuesta, ya no lo es la Inteligencia, no es el cerebro más cualificado el que nos va a dar las soluciones a los problemas que la sociedad no es capaz aún ni de imaginar, sino que es ese resorte que nos enciende la chispa de ver lo que los demás no ven, no porque no sean capaces sino simplemente porque no se lo han planteado.

Incluso en las situaciones de crisis suele ser muy habitual que esas situaciones que nos hacen movernos de nuestra comodidad o digámoslo esquema habitual, nos fuerce a buscar otros esquemas u otros respuestas a situaciones de trabajo, personales, sociales, etc. Nos hace salir de nuestro confort y simplemente plantearnos preguntas que de otra manera nunca hubieran surgido. 

En situaciones de crisis surgen inventos o ideas creativas, por ejemplo en esta crisis económica hay urgido ideas como el compartir el coche en un viaje para poder pagar la gasolina (bla bla car), el banco del tiempo (donde la gente comparte e intercambia tareas o actividades) el antiguo trueque, el alquiler con opción de compra, los menús anti-crisis de los restaurantes, las fórmulas de ir a un restaurante para aprender a hacer un menú, elaborarlo y compartirlo con amigos, etc. 

O en situaciones dramáticas como el hundimiento de 33 mineros en Chile que llevó a pensar artilugios para dar solución a una situación límite, el que más me llama la atención es el “gallófono” que inventó Pedro Gallo, una persona ajena a toda la infraestructura internacional que se organizó para poder sacarlos de allí.


La palabra crisis es una palabra griega que significa cambio de dirección y de opinión, en nuestra vida personal hemos visto que son necesarias estas etapas de situaciones personales complicadas para llegar a plantearnos nuevas cosas, para hacernos preguntas y para quitarnos de encima situaciones o personas que de otra forma no lo hubiera ocurrido. Mirando hacia atrás nos damos cuenta que ha sido necesario ese bache para empezar a subir la verdadera cima de tu ser interior.

Por lo tanto la creatividad la poseemos todos, es más es lo que nos diferencia de los demás seres vivos, es nuestra propia capacidad, la que nos hace más humanos. 
Y es que la persona creativa eres TÚ. 
Es la capacidad más natural y exclusiva del ser humano.
Cecilia García
saludos corazones creativos