martes, 22 de noviembre de 2016

EL AMOR Y EL PERDÓN


Cada vez que sientas la ira o la culpa, 
es como un veneno que te está afectando a ti. 


Sólo tenemos una vida en este momento, sólo tenemos una oportunidad, 
seamos conscientes de qué hacemos con nuestros minutos y nuestras horas, 
no seamos tóxicos para nosotros mismos. 
Los miedos y las inseguridades, te hacen enfocarte en lo negativo y en ese momento eres un mero espectador de tu vida, no el actor principal.  
¡Cambia ese patrón!


No le des poder a los demás, nunca dejes que nadie decida por ti, y que la crítica o el insulto te afecte, y te paralice evitando tus pasos. Quiérete, alcanza tus sueños, porque ya estás preparado. Sigue con mentalidad de crecimiento y expansión,  a pesar de lo que te encuentres.  Gestiona tus obstáculos.

No puedes avanzar si te paras a tirar piedras por cada perro que te ladre.

Pedir perdón y perdonar la situación que estamos experimentando, abre de par en par las puertas a la solución. Aceptando la situación para centrarnos en el presente, aprovechando todos los recursos que la vida nos ofrece, y permitiendo que lo nuevo aparezca, así saldrás airoso de la situación. Cuando estamos abiertos y receptivos de corazón, toda la vida que nos rodea nos habla sin parar. Lamentablemente, son las experiencias de sufrimiento las que nos afinan el oído.

Cuanto más dolorosas son las memorias que guardamos, más intensa es la ansiedad. Cuando las aceptamos y nos permitimos sentirlas, las transmutamos. Si somos capaces de acogerlas para sentirlas, sean de la naturaleza que sean, se extinguen por sí solas, se agotan y desaparecen.

Y vamos reconduciendo uno a uno nuestros pensamientos y acciones hacia el amor. Esta es la energía que puede disolver todas nuestras dudas y miedos, todas nuestras ataduras y límites.  Hemos olvidado que  nuestra verdadera naturaleza es el amor. El amor hacia ti mismo alerta al Universo, a Dios para acercarse y atender tu petición, pero acuérdate es ¡el amor a ti mismo!.

No hay grandeza en hacerse pequeño para que los demás no se sientan dañados, no es un problema tuyo que se sientan mal; deja que tu grandeza se exprese a pesar de que a los demás les incomode. Todo el mundo ha venido a brillar y a escuchar las voces de su alma; que nadie ni nada te detenga. 
Se tú la paz que buscas para ti, sé tú el perdón que buscas para ti.

En muchas ocasiones, vamos buscando el amor, y vamos mendigándolo.  
¡No dependas del amor ajeno! Acuérdate que se encuentra en ti,  que no tienes que buscar fuera, busca ese amor y respeto en ti.Y para ello tienes que ser capaz de amarte con tus sombras y tus luces, ser capaz de conocerte, ser capaz de verte sin girar la mirada, ser capaz de no mendigar la atención de los demás, de no mendigar el cariño de los demás. Sólo respetándote, valorándote,  queriéndote, amándote... 
Y de ahí, desde tu corazón, desde tu centro, te convertirás en amor hacia el mundo. 
Y si niegas esto, es porque crees que no lo mereces, que no eres quien realmente eres, que aún te sientes pequeño, y que no te has reconocido...


¡Despierta! 

acuérdate que formas parte del amor Universal, del amor de Dios, que está en ti, y que eres Uno con él. Y a partir de ahí, ¡actúa! decide qué tiene que desaparecer en tu vida, y a qué le abres la puerta.

Saludos, corazones creativos
CECILIA GARCÍA




martes, 15 de noviembre de 2016

MÚSICA Y VANGUARDIAS ARTÍSTICAS

Hola, en este caso quiero compartir con vosotr@s 
la publicación de un artículo mío sobre 
la relación y la influencia de la música en el proceso creativo del cubismo y de las vanguardias artísticas,
titulado: "El cubismo y la música. 
La huella del cubismo en la vanguardia española". 

Gracias a un proyecto de la editora Ruth Piquer y
de la editorial Libargo,
se publico en Abril de 2016, 
un compendio de artículos de distintos autores
que tenían como nexo de unión 
las sinergias creativas que se dieron 
entre la música y las distintas artes 
de la vanguardia española
entre 1898 a 1936.




Podéis acceder a...