sábado, 29 de diciembre de 2018

HAY QUE PERDER EL MIEDO AL FRACASO

"Al margen de lo que cada persona considera éxito en su vida, hemos visto que conseguir esas metas tienen un efecto químico y neurológico, nos da confianza, nos empuja a intentarlo de nuevo, lo llaman el efecto ganador, que en su vertiente más positiva puede hacernos más enfocados, más inteligentes, y más seguros. Cuando ganas, generas dopamina, te sientes bien y por lo tanto estás más preparado para conseguir nuevos logros. Como una cadena, tener éxito conduce a tener más éxito.

Así pues podemos profundizar en ese estado psicológico que hace tener ganas de salir, seguir tus metas y comerte el mundo, a retarte a tí mismo.

Según algunas estimaciones, una mayoría de productos, hasta un 90% de los productos fracasa. Fracasar no es una excepción, es la norma, por ello por qué no aprender con más naturalidad, con la posibilidad de fracasar. 
Es verdad, que como advierte el premio Nobel Daniel Goleman, el dolor del fracaso es dos veces más intenso que la felicidad que sentimos al ganar.           
La psicóloga Carol Dweck asegura que nos enfrentamos al fracaso dependiendo de qué creemos implícitamente sobre el talento. 

Hay dos enfoques básicos: el enfoque fijo  de quienes creen que el talento y las habilidades son innatas, naces o no naces con talento, y ya está. Por eso evita desafíos, se rinde fácilmente antes los obstáculos y considera el talento ineficaz.
Y el enfoque incremental de quienes piensan que su talento es fruto del tesón y que se desarrolla gracias a los retos y al esfuerzo por mejorar. 
Por eso acepta desafíos, persiste ante los obstáculos y asume el esfuerzo como aprendizaje)
Las personas que tienen un enfoque fijo se enfrentan a los retos como una oportunidad para mostrar su talento innato, así que el fracaso significa para ellos que no tienen suficiente talento. Las personas con enfoque fijo tienen miedo al fracaso, ésto es muy duro de vivir, puede resultar contraproducente. 
En cambio las personas con un enfoque incremental, lo ven de otra manera, sus fracasos no son una humillación sino la prueba de que se están esforzando por estirar sus límites actuales, para ellos fracasar es una estrategia que utilizan para fortalecerse y para mejorar. El fracaso puede ser bueno.
Si no fracasas, no mejoras, así que si quieres fortalecer tu enfoque incremental felicítate y felicita a tus hijos por el esfuerzo más que por los resultados, aprenderán a arriesgarse. 

Sin duda, practicar un enfoque incremental resulta muy constructivo ¿cómo podemos potenciarlo?
Sal de tu zona de confort: cada uno de nosotros tiene una zona de confort donde lo hacemos todo racionalmente bien y allí no fracasamos, pero refugiarnos siempre en lo conocido y en lo seguro puede limitarnos. ¿cómo podemos salir de vez en cuando de nuestra zona de confort? pues haciendo un esfuerzo consciente y deliberado para expresarnos y experimentar cosas nuevas, tomar riesgos.
La adrenalina que vas a generar arriesgándote te va a hacer más creativo, más fuerte y más rápido. Así que...
1. Haz una lista de 10 cosas que te harían mejor.
2. Escoge una o dos. 
3. Y ve a por ellas, arriésgate y así saldrás del lugar de donde estás aparcado. Haz pasos concretos para conseguirlo.

Pienses lo que pienses del éxito, no cabe duda que un enfoque incremental de nuestros talentos y habilidades genera un mayor bienestar en todos los sentidos, nos arriesgamos más, superamos antes los fracasos y volvemos a intentarlo centrando nuestra energía en estrategias y retos concretos para lograr lo que quieres, sea lo que sea.

Hay que perder el miedo al fracaso.

Ya lo decía Samuel Beckett: 
"Fracasa, fracasa de nuevo, fracasa mejor"
No es magia, es inteligencia emocional."

Que el nuevo año perdáis el miedo a enfrentaros a nuevos desafíos, y aunque los resultados no sean los esperados, seáis capaces de aprender de cada uno de esos fracasos, pues seguro que os hará mucho mejores.
Saludos corazones creativos, Cecilia


viernes, 21 de diciembre de 2018

ATRÉVETE A CAMBIAR

"Cuando alguien evoluciona, también evoluciona todo a su alrededor. Cuando tratamos de ser mejores de lo que somos, todo a nuestro alrededor también se vuelve mejor. 
Eres libre para elegir, para tomar decisiones, aunque sólo tú las entiendas, toma tus decisiones con coraje, con desprendimiento, y a veces con una cierta dosis de locura. 
Sólo entenderemos la vida y el Universo cuando no buscamos explicaciones. Entonces todo queda claro. Aprender significa entrar en contacto con un mundo desconocido, en donde las cosas más simples son las más extraordinarias. 
Atrévete a cambiar, desafíate, no temas los retos. 
Insiste una, y otra, y otra vez. 

Recuerda que sin fe se puede perder una batalla que ya parecía ganada. No te des por vencido. Acuérdate de saber siempre lo que quieres, y empieza de nuevo. 
El secreto está en no tener miedo a equivocarnos y de saber que es necesario ser humilde para aprender. Ten paciencia para encontrar 
el momento exacto y congratúlate de tus logros. Y si esto no fuera suficiente, analiza las causas e inténtalo con más fuerza. 
El mundo está en manos de aquellos que tienen el coraje de soñar y de correr el riesgo de vivir sus sueños."

Vídeo Hola, Hello, Hi


Feliz Navidad
Saludos corazones creativos, Cecilia

domingo, 2 de diciembre de 2018

EL SOÑADOR, EL REALISTA Y EL CRÍTICO

Entrevista a Robert Dilts
¿Qué es la creatividad?
La capacidad de encontrar soluciones inteligentes y útiles a nuestros problemas, a veces inesperados. Somos genéticamente un torrente de creatividad. 100 millones de neuronas pueden tener 100 y 600 conexiones entre ellas, es una explosión química y eléctrica que nos permite imaginar y crear. Con la edad reprimimos la creatividad.

"La creatividad es idear algo nuevo y materializarlo, volverlo real, tangible, 
a diferencia de los sueños que se quedan en sueños.
La creatividad consiste en aportar herramientas para cumplir los sueños, en vez de solamente soñar. ¿es innata o adquirida? 
hasta cierto punto hay quien nace con una especie de chispa, sin embargo si no se cultiva su talento, si no se refuerza ni se trabaja para hacerlo más preciso mediante un tipo de entrenamiento o con una serie de herramientas, la persona jamás desarrollará todo su potencia, en cierto modo forma parte de nuestro estado natural. 
Ni las escuelas, ni la vida, ni la sociedad se ha creado para fomentar la diferencia sino para intentar que sea todo homogéneo, para que actúen del mismo modo porque es más seguro, más fácil de manejar. 
El mayor reto de las empresas es dirigir a las personas, no se pretende que sean creativos.

El pensamiento divergente nos permite encontrar respuestas múltiples a una misma pregunta. ¿Cómo podemos mejorar nuestra capacidad de pensamiento divergente y por tanto nuestra creatividad?

Walt Disney dividió el proceso creativo en varias fases. Instauró en su empresa en cada producto,en cada reunión, en cada película, 
se aplicaban las 3 fases:

1. Fase de los sueños ¿qué es posible? ¿qué podemos hacer? ¿a donde podemos ir? ¿hay algo nuevo?

2. Fase realista ¿cómo podemos llegar allí? ¿cuáles son los pasos concretos para ello? ¿cómo pasamos de dónde estamos ahora al sueño? La llama Imagineering: imaginación+ingenieria. 
Es ingenieria de la imaginación que implica el pensamiento divergente y la ingenieria que es un trabajo racional paso a paso, es decir, habilidades técnicas para hacer realidad el sueño para materializar el sueño, pero también es necesario que luego entre el crítico.

3.Fase crítica ¿se puede llegar? y se plantea algo, ¿la idea es suficientemente buena, ¿se están cumpliendo los requisitos, se puede hacer a tiempo? El crítico no debe ser destructivo, ésto es muy importante. Cabe decir que el soñador sin el realista y el crítico, es solamente un soñador.

¿Qué crees que le falta a la gente en esta triada de soñador, realista y crítico?qué perjudica más a la creatividad? cuando voy a las empresas me dicen que no les pagan para ser soñadores sino para ser realistas o críticos. Así pues lo menos desarrollado en nuestras culturas, en nuestras escuelas, empresas y sociedades es la vertiente soñadora.

Disney tenía una cosa que todas las familias debían tener para sus hijos, que todas las escuelas y empresas deberían incorporar: "El rincón para soñar" las  cubren toda la pared, y siguen haciéndolo hoy en día cuando planean una película nueva ya sea de dibujos animados u otro proyecto. 

Se rodean de la idea, está por todas partes, con todos sus colores. Te rodeas de todo ello, te rodeas del sueño, el color, la inspiración, quieres sentir las imágenes además de verlas. Se empieza a trazar un plan de acción, y se analizan cuáles son los pasos, las escenas principales. Hasta ese momento te has estado concentrando, ahora te toca ser crítico, pero solamente en ese momento, de acuerdo, no hay que pasar al crítico al rincón de los sueños para que rompa los dibujos y diga que no van a funcionar, y cuando le dejamos entrar, sólo si va a soñar.

Esto es muy interesante porque nos encontramos con personas que a lo mejor les va mejor de modo natural ser soñadoras o ser realistas o críticas; pero todo el mundo puede aprender a ser las tres cosas, todo el mundo puede mejorar. 

Es muy buena idea dejar entrar 
a todo el mundo al rincón de soñar.
Un espacio donde dejes fuera 
la parte realista y la parte crítica, 
donde lanzarnos preguntas sin prejuicios.

Todos estamos dotados para la creatividad y por todas partes nos rodean oportunidades  para ser creativos en casa, en el trabajo, en nuestras relaciones con los demás. El enemigo de la creatividad puede ser la crítica despiadada, date un respiro y genera a diario momentos dedicados solamente a soñar y a crear. Es esencial para poner en marcha tu creatividad y transformar el mundo que te rodea.




Saludos corazones creativos, Cecilia