viernes, 16 de octubre de 2020

EL CEREBRO DE LOS MÚSICOS


Gottfried Schlaug ha escaneado el cerebro de muchos músicos profesionales para averiguar cómo generan la fuerza mental que requiere la música.

"Prácticamente no hay ninguna otra destreza, ninguna otra actividad, que requiera tanta actividad cerebral. La pregunta que hay que formularse es qué partes del cerebro no están activas cuando uno toca un instrumento musical. La música es una combinación de tareas, los músicos leen las notas, sienten las teclas, mueven los dedos y escuchan lo que están tocando, todo al mismo tiempo. Los cerebros de los músicos parecen estar hechos para este trabajo, ya que varias zonas son más grandes de lo normal, una de esas zonas es el cerebelo, sólo ocupa el 10% del volumen cerebral, pero en este pequeño espacio se concentran más neuronas que en el resto de todo el cerebro. Este pequeño órgano trabaja más y trabaja más rápido que cualquier otra parte del cerebro, ya que orquesta los movimientos de las miles de fibras musculares de todo el cuerpo. Un buen pianista puede tocar más de 30 notas por segundo articulando muy bien, así que un cerebelo más grande puede que sea mejor. Otra zona que es más grande en los músicos es el cuerpo calloso, una franja de tejido que conecta los dos hemisferios. Es un órgano con una misión crucial en los pianistas que necesitan sincronizar perfectamente los movimientos de las manos izquierda y derecha de su cuerpo. Cada parte lo gestiona la mitad del cerebro, así que los dos hemisferios tienen que trabajar en armonía. Un cuerpo calloso más grande contiene más fibras nerviosas así que pueden viajar más señales de un lado al otro, y acelerar la comunicación, pero ¿por qué el cerebro de los músicos es distinto? ¿Nacen con él o lo desarrollan? Si es el cerebro el que da forma a la música o si es la música la que da forma al cerebro.

La gente estudiaba los adultos con talento y señalaba que sus cerebros eran diferentes, nuestro estudio será el primero que cuestione si encontraremos los fundamentos cerebrales del talento antes de su educación."

Gottfried Sclaug y Ellen Winner han estudiado a 50 niños en los inicios de su aprendizaje, poniendo atención en su destreza e inteligencia: "Tan sólo un año después de empezar a tocar, comprobamos que los cerebros de los niños están empezando a cambiar. Las zonas responsables de la audición y del análisis de la música están más activas en ellos que en niños que no tocan ningún instrumento." 

Esto no es ninguna sorpresa para Gottfried: "El cerebro tiene una capacidad notable de adaptación y todo aquel que haya nacido en el entorno adecuado y con la educación adecuada podría potencialmente convertirse en un músico excelente".

Sin embargo Ellen Winner cree que no todo se reduce a la práctica "apostaría cualquier cosa a que los niños más dotados, los que tienen más potencia musical empiezan con cerebros que son estructuralmente diferentes."



Gottfried Schlaug, MD Ph.D. Director, Laboratorio de Música, Recuperación de Accidentes Cerebrovasculares y Neuroimagen .Jefe de División, Profesor Asociado de Neurología de Enfermedades Cerebrovasculares , Beth Israel Deaconess Medical Center y Harvard Medical School 330 Brookline Avenue - Palmer 127, Boston, MA 02215

http://gottfriedschlaug.org/musicianbrain.test/people.php#index

Ellen Winner es psicóloga y profesora en el Boston College. Se especializa en psicología del arte. Winner recibió un doctorado en psicología del desarrollo de la Universidad de Harvard en 1978. Colaboró en el Proyecto Cero para realizar estudios sobre la forma en que la gente experimenta y percibe el arte.

Wikipedia Ellen Winner

Boston College Ellen Winner


Neurociencia de la música_Wikipedia

Otros artículos sobre el tema:

https://www.mascaraquemarketing.com/el-cerebro-de-los-musicos/

https://hinves.com/blog/tocar-el-piano-es-beneficioso-para-mejorar-la-actividad-cerebral/


Si sabemos que con el entorno adecuado y con la educación adecuada podemos fomentar el desarrollo de la mayor actividad cerebral en los niños, jóvenes y adultos, pues ya sabemos de la neuroplasticidad cerebral, de que nuestro cerebro es adaptativo y plástico. ¿Quizás no estamos dejando de lado una parte muy importante del futuro de nuestra sociedad como es el aprendizaje y el disfrute de la música? ¿Por qué no está más presente en nuestros contenidos educativos de una manera práctica? Se ha demostrado en el confinamiento que hemos tenido en España, la importancia de los músicos en las terrazas, y de la práctica musical en nuestros hogares para un bienestar emocional y una buena salud mental. Pongámonos a ello.

Saludos corazones creativos, Cecilia García






No hay comentarios:

Publicar un comentario