miércoles, 13 de mayo de 2020

LA MÚSICA COMO CANAL DE COMUNICACIÓN FUNDAMENTAL




"A los niños les interesa más y recuerdan mejor las canciones que se cantan. Esto no es casualidad, la música es una forma de comunicación fundamental desde la más tierna infancia. 

Es más los niños son unos excelentes críticos musicales, ya desde los primeros días de vida son capaces de identificar cambios en la estructura, melodía y ritmo de las canciones que escuchan. A los seis meses de edad son incluso mejores que los adultos a la hora de reconocer músicas de distintas procedencias. Esto se debe a que no están condicionados como nosotros por la cultura imperante que nos acostumbra a un sólo tipo de música.

Enseñar a cantar a un niño es un fenómeno universal, se da de forma espontánea en cualquier lugar. Mientras que la manera en que las madres hablan a sus bebes, es muy distinta según la cultura, las "nanas" son siempre igual. Son estructuras reconocibles a través de distintas tradiciones y que comparten las mismas características, tonos muy altos, tempos lentos, repeticiones y ritmos regulares las definen en todo el mundo. 

Las "nanas" son verdaderos canales de trasmisión de información emocional entre la madre y el bebé que permite establecer fuertes vínculos de amor y protección. Mientras la madre canta, tu bebé entra en trance y la mira con más intensidad que cuando ésta sólo le habla. De hecho, esa frase que dice la música amansa a las fieras, podría ser cierta.

Se ha descubierto que las nanas son más efectivas para reducir el estrés del niño que las simples palabras. A partir del año de edad, el niño empieza a contribuir en las actuaciones de su madre, rellena los huecos que ella deja y participa de forma sincronizada no sólo en la música sino también en los movimientos. 

Este aprendizaje se produce de forma natural como cuando aprendemos a hablar. Pero mientras que nos entrenan para el lenguaje, la capacidad de entender y percibir la música ocurre sin necesidad de que se nos den instrucciones para ello. Por tanto, nuestras habilidades musicales son algo innato, nacemos con ellas y las desarrollamos casi sin darnos cuenta. 

De hecho, algunos investigadores se aventuran que la música podría ser incluso anterior al lenguaje, es decir nuestra capacidad para hablar sería resultado de una habilidad previa, la de percibir, entender y producir sonidos musicales. Al fin y al cabo el habla no es sino una forma de música"

Fragmento del programa de Redes nº 153 "Los bebes comprenden la música"



Saludos corazones creativos, Cecilia












No hay comentarios:

Publicar un comentario